Blog

Aulas abiertas donde el profesor abandona la lección magistral para hacer de guía El futuro pasa por un cambio metodológico que da autonomía al niño con su tableta

La educación que viene
,

La educación que viene

La educación que viene

Aulas del Colegio San Roque de Valencia.

Aulas del Colegio San Roque de Valencia. BENITO PAJARES

NOA DE LA TORREValencia

Cuando la información está accesible al momento y el aprendizaje es instantáneo, ¿qué papel le queda a la escuela? Que su futuro pasa por la adaptación a las nuevas tecnologías es algo que tienen asumido cada vez más colegios. También en la Comunidad Valenciana, en cuya capital Apple organizó recientemente el evento que celebra anualmente con directores y responsables de centros.

Pero, ¿en qué se concreta el cambio? ¿Qué camino están tomando los colegios más innovadores? Sonina Darder, educadora distinguida de Apple (ADE) y profesora en el colegio Guadalaviar de Valencia, asistió a ese congreso del gigante informático. «Está en marcha un cambio metodológico, que obliga al profesor a ser dinámico», explica a este diario.

Según Darder, conocedora de primera mano de la estrategia de Apple para introducir la tableta en las escuelas, «hay un intercambio de papeles con el alumno, que protagoniza un aprendizaje más autónomo».

«La tecnología es invisible; debe servir para lo que el docente pretenda»

La idea del profesor como guía la han introducido a rajatabla en el colegio San Roque de Valencia. Su director, José Ramón Navarro, explica que «el objetivo es que el alumno sea cada vez más autónomo».

«El maestro hace un plan de trabajo para dos o tres semanas y marca las tareas a realizar por el estudiante, al que se le presentan las asignaturas divididas por talleres o competencias», señala Navarro. A este cambio metodológico, que huye de la lección magistral desde una tarima, se ha sumado la introducción de la tableta en el aula.

San Roque es uno de los centros educativos que se ha sumado al programa experimental de tabletas de la Conselleria de Educación. Aunque no sin dificultades, pues son los padres los que deben correr con todos los gastos de los dispositivos electrónicos. En el caso de este colegio, se ha optado por el sistema del renting, para facilitar el pago de las tabletas mes a mes.

Cambio metodológico, cambio de herramientas… y cambio de los espacios educativos. Como subraya Navarro, la nueva configuración de las aulas no tiene nada que ver con una clase tradicional». En la práctica, esto ha supuesto la instalación de tabiques móviles para que los distintos grupos de cuarto y quinto de Primaria puedan trabajar juntos o separados, en función de las necesidades.

Más atención a la diversidad

Aulas acristaladas y espacios abiertos facilitan incluso una mayor atención a la diversidad. El director del colegio, que también es ADE de Apple, destaca incluso que, cuando se juntan dos clases moviendo tabiques, un profesor puede supervisar a la mayoría de los alumnos mientras el segundo atiende a los escolares con más dificultades. Y, al mismo tiempo, cada estudiante trabaja con la tableta en un nivel de dificultad diferente.

«Es un sistema que favorece a los alumnos con más dificultades, pues el tiempo de clase se aprovecha para trabajar [cumpliendo así con la idea de un estudiante autónomo y un profesor-guía] y hay menos deberes», en palabras de Navarro.

Es más, «hay una mejor disciplina porque los niños están en clase con un trabajo por hacer y no simplemente para escuchar». Así, Navarro tiene claro que, «o dejamos de hacer lo que estamos haciendo, o no salimos de esta; es lo que se llama una educación disruptiva».

«Hay una mejor disciplina porque los niños están en clase con un trabajo por hacer»

En su opinión, «la tecnología es invisible», en la medida en que debe servir para lo que el profesor pretenda. Pero, sin duda, si hay algo fundamental que introduce en el aula es la creatividad.

Posibilita, según Darder, el aprendizaje basado en proyectos, el iLearning (autoaprendizaje) y la flipped classroom (clase invertida): «Planteamos actividades a los alumnos, le damos unas herramientas y ellos investigan». Así que, entre los beneficios que reporta la tecnología al alumnado, Darder enumera desde la autonomía en el aprendizaje hasta la mayor motivación y disfrute. «Y sólo se aprende cuando se disfruta».

En cualquier caso, Darder advirtió de que «el cambio debe estar también presente en todo el mundo que rodea a la educación», comenzando por las editoriales de libros de texto. Un ejemplo: un libro electrónico no debería ser únicamente un compendio de PDF.

Esta experta, que además trabaja desinteresadamente dando el visto bueno a cientos de aplicaciones tecnológicas educativas, recomienda a las editoriales crear aplicaciones de los libros para no subirlos simplemente a una plataforma de internet. De esta forma, el material está disponible las 24 horas sin necesidad de acceso a internet.

Leave a Comment