Blog

Las tecnologías móviles han adquirido protagonismo en un aprendizaje en línea cada vez más participativo y colaborativo

El vídeo y el móvil son los reyes del ‘e-learning’
, , ,

El vídeo y el móvil son los reyes del ‘e-learning’

Las tecnologías móviles han adquirido protagonismo en un aprendizaje en línea cada vez más participativo y colaborativo. Ordenadores de mesa y portátiles han abierto paso a tabletas, teléfonos e incluso relojes inteligentes que superan los formatos de texto y dan soporte a una formación más táctil y visual, dotada de un creciente volumen de apps y recursos educativos para toda clase de dispositivos.

El 86,7% de los terminales móviles vendidos en España en el segundo trimestre de 2016 fueron teléfonos inteligentes. NENETUS

 

Las universidades han dado un paso más allá de los campus virtuales y han reaccionado a las nuevas demandas y realidades con un ejercicio en la adaptación de los contenidos, entre los que destaca el desarrollo exponencial que en los últimos años ha alcanzado el vídeo con la generalización de los teléfonos móviles.

Así, el 86% de las 61 instituciones incluidas en el informe Universitic 2016 de la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) asegura disponer de espacios para la grabación de recursos multimedia, otro 76% cuenta con canales digitales como Youtube o iTunes y un 67% cuida la adaptación a los nuevos dispositivos.

La formación online se ha hecho, progresivamente, más digital y rica en recursos, de manera que vídeos, textos, audios y otras formas de contenido configuran un repertorio de materiales complementarios y disponibles en diferentes medios y formatos que incluyen, entre otros, animaciones, simulaciones, conferencias, tutoriales, diapositivas, grabaciones de audio, mapas o cronogramas, tal y como destaca el último informe sobre e-learning de la Online Business School (OBS).

Así las cosas, el CEO de la consultora Aefol, José Lozano, destaca la creciente utilización del vídeo y las posibilidades que, por ejemplo, ofrece Youtube para impartir masterclasses de forma gratuita y con una conectividad ilimitada desde cualquier soporte. No se podría decir lo mismo del todavía escaso desarrollo que han alcanzado los videojuegos aplicados a la formación, cuyo elevado coste para fabricantes y editoriales habría impedido un verdadero despegue.

También el director de Innovación Tecnológica de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), Fernando Macho, coincide en que “hay un claro movimiento hacia el consumo audiovisual” y defiende que las universidades han hecho un esfuerzo importante por pasar del tradicional PDF a los nuevos recursos digitales, tratando de conseguir el contenido óptimo con independencia de cuándo, cómo y dónde se accede.

Si el vídeo es el rey de los formatos, los dispositivos móviles lo son de los soportes.Aproximadamente la mitad del tráfico que recibe esta universidad online procede de tabletas y smartphones, y son, en general, instrumentos para el aprendizaje participativo y colaborativo ampliamente utilizados para acceder a redes sociales, chats en línea, realizar consultas y peticiones, ver la agenda, responder a tests o a cuestionarios.

Sin embargo, ¿son válidos todos los contenidos para cualquier soporte? “Cada canal tiene un uso diferente y un lenguaje propio”, defiende el CEO de Aefol, quien advierte de la necesidad de hacer una reflexión sobre cómo enseñar y aprender en este nuevo entorno tecnológico para aprovechar al máximo las ventajas que ofrece. “Falta desarrollar cómo y de qué manera podemos utilizar en cada caso elementos que ayuden al estudiante a avanzar y a profundizar en el trabajo colaborativo”, precisa.

Si bien hay cursos y aplicaciones que se adaptan a las pantallas de los dispositivos móviles, desde los que se pueden hacer consultas o acceder al llamado microlearning o píldoras de conocimiento, existen otra serie de prácticas menos indicadas, como puede ser la resolución de ejercicios, a juicio de Lozano. “Nuestros alumnos consumen indistintamente todo el contenido desde cualquier sitio” explica Macho, para quien el secreto reside en diseñar plataformas audiovisuales muy sencillas.

Pero todos estos cambios, o aquello que puede parecer una auténtica revolución de la enseñanza, no será más que la prehistoria de la formación online con la irrupción del machine learning o, si se quiere en castellano, el aprendizaje mediante el soporte automático de las máquinas, la entrada en escena de robots, chatbots (programas capaces de simular conversaciones) y otros ingenios derivados de la Inteligencia Artificial y llamados a una transformación completa del aprendizaje.

Modelos avanzados

Lejos todavía de esta realidad, que cobra fuerza en países como Estados Unidos, “España se puede quedar descolgada con un modelo de formación onlinetradicional con recursos multimedia, que se sustenta en campus virtuales, contenidos y servicios”, alerta Lozano. El caso opuesto, y quizás paradigmático, sería el de la Universidad 42 en Silicon Valley, donde no hay profesores ni clases ni exámenes sino 1.000 ordenadores Mac a disposición de alumnos que trabajan por proyectos de forma individual o en equipos. “Tecnología a nivel máximo”, subraya, al tiempo que maneja como no muy remota la idea de insertar un chip a las personas para que aprendan otro idioma o a pilotar un helicóptero.

Mientras, en España los centros formativos comienzan a explorar las posibilidades de la Realidad Aumentada y del machine learning para mejorar la atención que reciben los estudiantes y lograr una mayor personalización del aprendizaje. Los soportes digitales para la enseñanza han contribuido a eliminar las barreras en todo tipo de estudios, incluidos los más técnicos, en los que laboratorios virtuales y simuladores hacen las veces de los espacios físicos tradicionales. “Hace años nunca hubiera imaginado poder hacer un circuito electrónico en un laboratorio virtual”, afirma Fernando Macho. Ahora todo parece posible.

Leave a Comment